Una fascinación por los aromas y una visión empresarial sólida son los ingredientes perfectos para esta marca Tijuanense. Salvia Blanca es una expresión de calma y confort.  Y es precisamente lo que encuentras al encender los pábilos de estas velas artesanales creadas por Carolina y Estefania.

Sus talentos se complementan más allá de su parentesco como hermanas; como socias fortalecen su relación y aportan energía y vitalidad, literal y figuradamente.

El tiempo de la pandemia, hizo que muchos de nosotros exploraramos actividades con lo básico que teníamos en casa. Para ellas tenerse una a la otra fue una motivación y una exploración de sus talentos que organizaron para crear la marca. Mientras Carolina tiene grandes dotes administrativos y enorme curiosidad por los procesos artesanales, Estefania es nata en detalle, control de calidad y herramientas digitales.

-Trabajar con la familia es algo complicado a los ojos de muchos. Nosotras creemos que es una ventaja poderosa poder comunicarte con sinceridad y abiertamente porque estamos de acuerdo en llegar en un objetivo en común. – dicen las hermanas Hendrickson.

 

Es muy destacable que ambas se preocupen tanto por el detalle y la profesionalización de sus productos. Desde el inicio del proyecto ofrecieron velas orgánicas hechas de cera a base de soya. Sus embaces son bellísimos y decoran con sus elementos cualquier espacio donde quieras colocar una fuente de aroma.

Puedes hacer solicitud de pedidos desde su página web, además seguir sus redes sociales para estar al pendiente de las novedades de temporada. Ellas siempre están a la vanguardia en tendencias y decoraciones, lo que también es un toque de modernidad y una garantía de elegancia añadida.